De cualquier manera, que sea visto, el escenario más probable para un acuerdo “creativo” de tiempo compartido, se podrá desarrollar si los dos padres cooperan entre sí.  Ninguna de las partes debe depender de la creatividad judicial, ya que tal creatividad probablemente frustrará a ambos padres.  Los jueces, a menudo expresan su desconcierto sobre un extraño tomando una decisión sobre los niños involucrados e insta a las partes a pensar de nuevo sobre cómo hacer un arreglo que funcione para ambos padres.

Uno de los arreglos más creativos para el tiempo compartido es un concepto llamado “anidación”, que es, típicamente a corto plazo.  La anidación implica que los niños permanecen en el mismo hogar mientras los padres son quienes se alternan cuando se pasan la noche. Además de la casa en donde residen los niños, esta opción puede requerir dos hogares adicionales en donde los padres pasen la noche cuando ocurre el intercambio. También puede ser utilizado cuando un grupo de padres viaja con mucha frecuencia. Igualmente puede ayudar a una pareja durante el curso del litigio, cuando uno o los dos padres pueden contar con un miembro de la familia o una amistad durante un corto plazo.

Otro arreglo creativo es un horario de cada cuatro días.  Mientras que el acuerdo más común que se utiliza es el de 50/50 de tiempo compartido alternando las semanas, un horario de 4/4 puede ser utilizado cuando el niño es un bebé y hay una fuerte comunicación entre los padres.  El objetivo es que ambas partes respeten el tiempo que cada uno necesita con el niño.

La creatividad es a menudo necesaria cuando se trata de un bebé o niño, ya que la madre típicamente quiere 100% del tiempo y el padre concuerda con que la madre pase un tiempo muy significativo al principio de la vida del niño y se vayan haciendo cambios graduales en el tiempo compartido a medida que el niño vaya creciendo.  Si hay suficiente confianza e interés, un bebé puede estar con la madre por el 100% de las pernoctaciones mientras que el papá ve al niño 3-5 veces a la semana y apoya el compromiso de la madre de amamantar al niño, por ejemplo. Ese horario podría entonces ser aumentado a una a dos noches por semana hasta que el niño tenga 3 años, y eventualmente llegue a 50/50 de tiempo compartido cuando el niño comienza el primer grado.

¿Qué hacer cuando usted tiene un niño con necesidades especiales que depende principalmente del cuidado de un padre, pero depende principalmente del otro padre para el apoyo financiero? ¿puede ese niño llevar un horario de 50/50 de tiempo compartido sin cambios graduales en el tiempo compartir? Probablemente no. Hay una variedad de acuerdos creativos de tiempo compartido que pueden ser exitosos. Pero dependerán del niño, de los horarios de los padres y de su flexibilidad. Una tercera persona, como, por ejemplo, un profesional de la salud mental y/o un coordinador de crianza puede proporcionar información útil y creativa desde su experiencia para ser aplicado a la situación en particular al niño en cuestión.

Algunos de estos acuerdos creativos de tiempo compartido podrían permitir a los padres que no tienen la mayor cantidad de tiempo con el niño, acceso regular y frecuente para una actividad y/o la cena, cuando inicialmente tiene una pequeña cantidad de pernoctaciones con pequeños aumentos graduales por determinado plazo antes que las partes se reúnen (con o sin otro profesional) y tengan una conversación franca sobre lo que ha funcionado, lo que no ha funcionado y qué cambios son necesarios.

Entendemos que todo el mundo tiene una dinámica familiar diferente.  Hemos asistido a muchas personas en el diseño y creación de arreglos únicos de tiempo compartido que han funcionado para esas familias.