La mayoría de las personas que son residentes permanentes legales o titulares de tarjetas verdes se convierten en ciudadanos estadounidenses después de haber sido residentes legales durante 5 o más años.  Si bien el proceso puede ser largo, las personas se benefician teniendo derecho a votar y obtener ciertos beneficios del gobierno.

Requerimientos:

Ser residente permanente de forma legal por 5 años (o menos para aquellos casados con ciudadanos estadounidenses o para aquellos que hayan servido en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos en ciertas ocasiones).

Poder leer y escribir en inglés (excepto en circunstancias especiales).

Poder demostrar conocimiento de la historia de los Estados Unidos y sus principios gubernamentales.

Ser una persona de buen carácter moral por un periodo de 5 anos precedentes a la solicitud.

Estar presente físicamente en los Estados Unidos durante la mayor parte de los 5 años precedentes a la solicitud.

Proceso:

Presentar la aplicación en el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de los Estados Unidos (USCIS por sus siglas en ingles).

Acudir a la cita para la toma de las huellas dactilares o cita biométrica.

Estudiar para el examen de la ciudadanía.

Asistir a la entrevista en donde será examinado.

Aceptar el juramento y ser juramentado durante la ceremonia especial.

Inconveniences:

No aprobar el examen.

Tener un récord de criminal con delitos agravados.

No demostrar buen carácter moral.

No residir de forma continua en el periodo requerido

No presentar declaraciones de los impuestos sobre la renta o tener deuda con el Servicio de Rentas (IRS por sus siglas en inglés).

Resulta muy útil tener un abogado de inmigración acreditado que, le guíe a través de este proceso.  En Brodzki Jacobs & Brook, nuestros abogados de inmigración tienen más de 25 años de experiencia.  Somos miembros de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración y nos mantenemos informados sobre los eventos actuales que afectan a la comunidad migratoria.