Usualmente conocida como una reorganización, ésta es la forma de bancarrota a la que aplican las personas que tienen un ingreso más robusto. La mayoría de los clientes individuales acuden a este capítulo para reorganizar sus deudas mientras mantiene su propiedad considerada “no-exenta.” Brodzki Jacobs & Brook maneja casos de Capitulo 13 para clientes individuales.

En un Capítulo 13 de bancarrota, una petición es sometida y el administrador, luego es asignado para manejar los inmuebles. Hay una reunión de acreedores que, es aproximadamente entre 30 a 45 días contados desde el día en que se somete la petición. En esta reunión, el cliente testifica sobre sus bienes y deudas. Al siguiente mes, el abogado debe aparecer para una audiencia de confirmación de forma tal que el plan de Capitulo 13 sea confirmado. Una vez confirmado, el cliente debe hacer pagos al administrador de los inmuebles por un periodo de aproximadamente de 36 a 60 meses.

En una bancarrota de Capitulo 13, los clientes pueden incluir propiedad personal de valor como es el caso de automóviles y muebles. El cliente también puede librarse de derechos de retención en sus bienes raíces. Adicionalmente, con un Capítulo 13 de Ley de bancarrota es posible para los clientes retener su pequeño negocio.