Popularmente conocido como una liquidación, este es el tipo de bancarrota más común. En la mayoría de los casos, las personas recurren a este capítulo para saldar sus deudas y al mismo tiempo poder mantener una cantidad de propiedad modesta que se considera exenta.  Brodzki Jacobs & Brook maneja casos de Capitulo 7 para personas y pequeños negocios.

En un Capitulo 7 de la ley de Bancarrota, una petición es sometida en la corte y un administrador (llamado “trustee”), es asignado al caso para administrar los bienes del deudor. Hay una reunión de acreedores que usualmente es programada entre 30 a 45 días de la fecha de aplicación. En esta reunión, el deudor testifica sobre sus bienes y deudas. De la misma manera, el administrador puede abandonar cierta propiedad que este exenta en esta reunión. Si todo sale correctamente, la bancarrota es aprobada 60 días después.

En el estado de la Florida, un deudor puede reclamar la excepción conocida como “Homestead” en su totalidad, si ha residido en su propiedad por al menos 40 meses. Adicionalmente, hay excepciones para bienes personales y automóviles. Las cuentas de retiro, pensiones y cuentas 401(K) pueden ser exentas también. Así que no es inusual que nuestros clientes retengan la mayoría de su propiedad cuando aplican a una bancarrota a través del Capítulo 7.

Finalmente, hay una prueba de ingresos que se realiza antes de aplicar a la petición de bancarrota. Esto comprueba si el cliente califica para una bancarrota Capitulo 7, o si el cliente debe aplicar para una reorganización de deudas a través del Capítulo 13 de bancarrota. En general, hay una formula basada en el número de integrantes de la familia, si el cliente recibe menos de este ingreso y su propiedad es exenta, entonces, esta sería el camino para tomar. Si no, el equipo de Brodzki Jacobs & Brook hará un análisis mas amplio tomando en cuenta el Capítulo 13 de la ley de bancarrota.